domingo, 5 de septiembre de 2010

LA MARGARITA Y LA ABEJA

Cada año pensamos en un motivo artístico para recibir a los alumnos. Hemos hecho globos, cometas, mariposas... Esta vez mi estupenda colega Mercedes ha ideado una margarita en cuyo centro escribiremos los nombres de los alumnos de cada clase. Yo me encargo de la parte literaria, dentro de mis modestas posibilidades. Ésta es la composición de este curso. Espero que os guste.

LA MARGARITA Y LA ABEJA

Una abeja despistada

en la tarde calurosa

volaba sin rumbo fijo

buscando una buena sombra.

"¡Esto no hay quien lo aguante!

¿Dónde quedará la playa?

Voy a ver si me doy prisa

y cojo bañador y toalla.

Todo arde, todo quema.

Como todos los bañistas

quiero poder refrescarme

y mojarme las alitas".

Nada rompía el silencio,

el campo se adormecía

y la abeja juguetona

contenta sonreía.

Vio prados verdes,

juncos en las riberas,

la jara y el tomillo,

los pinos y las choperas.

Entre las flores dormidas

una llamó su atención:

redonda, discreta,

limpia, con blanco color.

"¡Hola!"- le dijo la flor.

¿Me haces compañía?

Quédate conmigo,

estoy tan solita..."

La abeja paró en seco,

atraída por su candor,

y la margarita, coqueta,

sus pétalos agitó.

"¿A que soy bonita?

Sin a nadie molestar

adorno cualquier rincón

y muchos me deshojan

buscando un sí o un no."

La abejita, fascinada,

sobre ella se posó.

"Pronto vendrán muchos niños

porque el curso comenzó.

Escucha, tengo una idea:

escribe todos sus nombres

aquí en mi corazón.

Tú puedes hacerlo,

tienes afilado aguijón,

y se pondrán tan contentos

viéndose en mi botón."

Y en el gran centro amarillo

aparecieron las letras:

Adela, Alberto, Lorenzo,

Álvaro, Irene, Cristina,

Carlos, Víctor, Natalia,

Edgar, Rodrigo, Marina...

Cuando llegaron los niños

se acabó toda la calma,

empezaron las tareas,

cobraron vida las aulas.

Abrieron libros y cuadernos,

los ojos bien despiertos,

la curiosidad muy viva,

escucharon a los maestros.

Lleno de gran actividad

un nuevo curso empezó,

con alegría, con fuerza,

con una abejita y una flor.

¡FELIZ CURSO A TODOS!


6 comentarios:

Joselu dijo...

Un poema lleno de humanidad y calor que acogerá a esos alumnos que se sentirán esperados y acogidos. Sencillo y cordial. Buen comienzo de curso, una ocasión más de enseñar a compartir, a vivir, a aprender... Un abrazo entrañable, colega.

Javier S. Sánchez dijo...

Una bonita forma de empezar. ¡FELIZ CURSO, MAESTRA!

cabopá dijo...

Preciosa entrada,preciosa la idea de bienvenidad escolar,sí yo fuera una alumna de ese cole y tuviera unas maestras tan alegres y creativas, aprendería feliz y contenta...Así me imagino que se lo tomaran los alumnos/as a vuestro cargo...
Feliz curso y que todo vaya bien, sí los niños van con ilusión ya tenéis la primera clase (por no decir batalla)ganada.
Besicos amiga Yolanda un placer leerte.

Novicia Dalila dijo...

Me encantan las margaritas. Junto con la cala son "mis flores" por excelencia.
El poema me gusta, es alegre, transmite optimismo, y creo que esos son dos factores imprescindibles para que los chicos se sientan acogidos y contentos de volver. Desde luego les apetece mucho reencontrarse con sus amigos, pero esas ganas se les pasan en unos días. Lo importante, creo, es que se alegren y tengan ganas de reencontrarse con el cole y todo lo que ello conlleva.

Feliz inicio de curso, Yolanda.
Un beso

Miguel dijo...

Un poema alegre, abierto y risueño. Como les gustan a los críos. Es una bonita forma de empezar el curso. Con maestras con esta sensibilidad es lógico pensar que los alumnos vengan a clase felices y contentos.

Un beso.

Yolanda dijo...

Joselu, Javier, Cabopá, Novi, Miguel: Gracias a todos por leerme y animarme en este comienzo de curso que se prevé muy atareado debido a los recortes, pero haremos lo que podamos.
Hay que empezar con optimismo, tiempo tendremos de hacer frente a los problemas. Somos muchos los que estamos ilusionados y los chavales y los padres saben de sobra que van a un colegio donde son bien atendidos, y eso hace mucho. Por desgracia, no hay una relación directa entre el entusiasmo de los profesores y los resultados de los alumnos, pero a la larga se recogen los frutos de tanto trabajo.
Este curso empiezo con grupos y compañeros nuevos, veremos cómo nos acoplamos unos y otros. Ya os iré contando. Un abrazo a todos.