sábado, 1 de enero de 2011

1/I/2011: EL PRIMERO

Ya hemos traspasado la ¿mágica? barrera que separa un año de otro, hemos cumplido los ritos que aseguran salud, amor y prosperidad para los próximos doce meses y sólo nos queda esperar la visita de los Reyes Magos. Madrid sigue siendo un hervidero de gente y de actividades, nunca para. Quería ver la exposición de Renoir y Rubens en El Prado, pero tendré que esperar, así que fui con una amiga muy especial a la Biblioteca Nacional, lugar muy querido que no visitaba hace años y que a sus muchos alicientes para todo amante de la cultura y de los libros añade el de la gratuidad, valor muy en alza en los tiempos obligadamente austeros que vivimos.


Esta vez la estrella es, por un lado, La Cocina en su Tinta, interesante paseo por la gastronomía, curiosidades, objetos, historias, recetas y personajes que han hecho de este ¿arte? un asunto de vital importancia. Hay que comer para vivir, evidentemente, pero de las primeras chuletas crudas en las cavernas prehistóricas al refinamiento de El Bulli, por ejemplo (sitio que no está a mi alcance, obviamente), pasando por los guisos de puchero de toda la vida (mis favoritos), los postres caseros, los pinchos de Donosti y mil delicias más hay un interminable recorrido por las cocinas de todo el mundo que me encanta observar y estudiar. La cocina es un mundo apasionante, rico y variado como pocos. Hay tantos sabores por descubrir, tantas posibles elaboraciones, tantos recuerdos unidos a ellos... Comprendo que los grandes cocineros deben esforzarse por seguir en primera línea, pero de ahí a inventarse cosas como el aire de zanahoria o la tortilla de patata deconstruida va un abismo. Mucho cuento veo en todo eso... No me gustan las recetas innecesariamente complejas, por eso sigo a Arguiñano y me encanta Falsarius Chef, que tiene soluciones de bote para cada situación y además es ingenioso y divertido.



Vimos, cómo no, el Museo de la Biblioteca, un lugar que yo recordaba por haberlo visitado con mis alumnos hace años. Es un recorrido completo por toda la historia de la escritura, desde los primeros restos tallados en piedra hasta el MP3 (faltaba el libro electrónico, la técnica va más deprisa que la propia Historia). Los incunables dormían en sus vitrinas, como los pergaminos, los papiros, los cartularios, las obras de Miguel Hernández, el facsímil del Mio Cid, libros y libros maravillosos, escritos con infinita paciencia por amanuenses escrupulosos y aplicados, guardados siglo tras siglo, conservando casi intactos sus colores vivos de manera casi milagrosa. La Historia late en esas páginas, amorosamente conservadas y cuidadas para alegría de todos. Qué placer pasear por esas salas discretas, con no demasiado público, repasar esas páginas hermosas que contienen todo cuanto ha hecho el hombre, para bien y para mal, a lo largo de miles de años, recordar obras inmortales, apreciar la tremenda importancia de Gütenberg... Una mañana deliciosa, sin duda.


También vi la colección Códices de la Capilla Sixtina, en la que me detuve menos, pero no pude resistir la tentación de copiar algunas frases que adornaban las vitrinas:
El que no sabe escribir piensa que no cuesta nada, pero es un trabajo ímprobo que quita luz a los ojos, encorva el dorso, mortifica el vientre y las costillas, da dolor a los riñones y engendra cansancio en todo el cuerpo. Florencio, ilustrador del siglo X
Iletritis: primer virus digital que infecta a los seres humanos. A los infectados la B y la V les parece la misma letra, se comen letras, piensan que la K es sólo mayúscula y se les agrandan los ojos y sudan al ver un formulario.
Faltan palabras en la lengua para los sentimientos del alma. Fray Luis de León
La belleza artística no consiste en representar una cosa bella, sino en la bella representación de una cosa. Kant
Siempre imaginé que el paraíso sería algún tipo de bibloteca. Borges

Leyendo comprenderás lo que no está escrito.

Y, en fin, inquieto y violento,

por donde quiera que voy.

Soy todo y nada, pues soy

el humano pensamiento.

Mira si bien me describe

variedad tan singular,

pues quien vive sin pensar

no puede decir que vive.

Calderón de la Barca

Lo que la fábula ha inventado a veces lo reproduce la Historia. Víctor Hugo

Siente el pensamiento,

piensa el sentimiento.

Unamuno

Sólo hay un bien: el conocimiento. Sólo hay un mal: la ignorancia. Sócrates

Bajo la lluvia helada llegamos hasta la exposición de CajaMadrid sobre los jardines impresionistas, un hermoso paseo ante lienzos luminosos y coloristas, una auténtica premonición primaveral en pleno otoño. Cuadros que desprenden tranquilidad y sosiego, naturaleza cuidada y espontánea a la vez, promesa de siestas en el jardín, de descanso bajo los árboles, de delicados puentes sobre ríos tranquilos. No puedo permitirme el lujo de comprar un original de Klimt, Monet, Ernst o Sorolla, pero sí adquiriré alguna de esas estupendas reproducciones que venden en los museos para adornar las paredes de mi nueva casa, sin marcos, eso sí, que suelen ocultar el valor de lo pintado.






Me gusta ver cosas bonitas siempre que puedo, recrearme en la magia de las pinceladas que imitan milagrosamente la etérea muselina, la transparencia del agua, los matices del verde, la riqueza multicolor de las flores... Los impresionistas siempre son una buena opción. Parecen sencillos, incluso simples, pero son tan expresivos, tan estimulantes y tranquilizadores a la vez... Ante ellos fluyen con naturalidad las confidencias, esas que compartimos las mujeres de una manera muchas veces incomprensible para los hombres. La amistad es un bien impagable que hay que cuidar con esmero. No hay mejor terapia que una conversación sincera con alguien que nos escucha y nos entiende sin escandalizarse y sin pretender adoctrinarnos.

Tuvimos un dulce final: merienda en la Chocolatería Valor, llena a rebosar. Ante una humeante taza de chocolate caliente (¡buenísimo!) recordamos nuestra estancia, años ha, en Villajoyosa, cuyas calles huelen a ese producto traído de América que encierra curiosas historias. El brownie está de muerte, aviso, es una delicia saborearlo acompañado de chocolate derretido...mmm...



Así que entre libros, pintura, lluvia, dulces y, sobre todo, una buena dosis de amistad voy pasando estas ansiadas vacaciones navideñas. Aún queda una semana para disfrutar de otras experiencias...
Feliz 2011 a todos.










16 comentarios:

cabopá dijo...

"Siente el pensamiento,
piensa el sentimiento."
Unamuno
Querida Yolanda, siempre tus entradas son reflexivas por eso me quedo con la frase de Unamuno...
He salivado pensando en el dulce de chocolate (de nombre inglés) y he paseado contigo y la lluvia helada...
Una visita guiada y muy bien ilustrada en imagenes y palabras.
Te deseo un año 2011 lleno de salud y serenidad.
Besicos miles.

ILONA dijo...

Qué día más estupendo, no me imagino mejor plan para un día vacacional de diciembre.

Saludos y feliz 2011

Joselu dijo...

He terminado estos días de leer Sefarad de Antonio Muñoz Molina. Hacía tiempo que iba detrás de él. Según aparece en la novela de novelas que es Sefarad, en Nueva York en un barrio desangelado, periférico, potencialmente conflictivo y en las cercanías del Bronx, está la Hispanic Society de Nueva York. Un millonario americano, Archer Milton Huntington, poseído de un hispanismo casi fanático se dedicó a recorrer España a comienzos del siglo XX y procuró comprar todo lo que estuviera a su alcance que revelara el alma y la cultura española. Allí en la Hispanic Society hay incunables, ediciones primeras de la Celestina, de El Quijote e infinidad de documentos, cuadros, objetos de la artesanía popular, incluidas las pinturas folklóricas de Sorolla que han recorrido recientemente España con un éxito inenarrable de público, al menos aquí en Barcelona. Digo esto porque quizás este verano vayamos a Nueva York, y sé que mis acompañantes no querrán llegarse hasta la Hispanic Society -normalmente no tiene visitantes- sita en barrios difíciles, pero yo iré, claro que sí, que se vayan a ver la estatua de la Libertad. Y allí, si todo sale como esperamos, pensaré en ti y en este hermoso post cuyo recorrido por la Biblioteca Nacional me ha sugerido la analogía. La cultura es alimento espiritual. La pintura, la literatura, el teatro, la danza, el cine, etc te nutren y nos lo cuentas eficazmente en tu blog. Gracias por compartir. Un abrazo, colega.

Miguel dijo...

Un paseo de lo más enriquecedor querida Yolanda. Es bonito, y hasta diría que aconsejable, acercarse a estos lugares donde la cultura toma forma. Y si después se remata con una taza de chocolate caliente para combatir el frío de la calle...

Un beso.

Lola dijo...

Como siempre, aprovechando y muy bien estos dias de vacaciones. Es estupendo todo lo que cuentas. Besos Lola

Yolanda dijo...

Cabopá, fue realmente un día bien aprovechado. El arte y el conocimiento ofrecen mil posibilidades de disfrute que no debemos dejar pasar. Hay quien no sabe divertirse sin emborracharse, yo tengo gustos bien distintos, como ves.
Tengo pendiente aprender a hacer brownies casi tan buenos como el de Valor. Ya te contaré si lo consigo.
Besos miles.

Yolanda dijo...

Ilona, fue un día realmente estupendo, a pesar de la lluvia. Madrid siempre ofrece actividades para todos los gustos. En vacaciones conviene salirse un poco del guion y hacer algo distinto.
Un saludo.

Yolanda dijo...

Joselu, siempre consigues sorprenderme con tus comentarios. Hay que ver lo que sabes... No he leído "Sefarad", pero creo que lo haré, me has despertado la curiosidad. Muñoz Molina es muy denso, a veces demasiado, pero es genial. Cuando vayas a Nueva York seguro que consigues ver lo que a otros les pasa desapercibido o no les interesa. Los turistas van (vamos) a los circuitos establecidos, lo raro es salirse del guion, y nos perdemos lo mejor. La cultura española es muy rica y merece un puesto en los USA, por supuesto, siempre tan altaneros y prepotentes.
Se equivocan quienes piensan que el conocimiento es aburrido. La belleza nunca puede aburrir, pero hay quien no sabe verla o la busca en los sitios más estúpidos. Yo puedo pasarme horas en la bibliotecas o librerías curioseando y hojeando libros, me encantan. Mi casa y mi clase son un caos de libros y papeles, creo que si los ordenara no sería lo mismo.
Disfruta de los días que nos quedan. Un fuerte abrazo, colega.

Yolanda dijo...

Miguel, hay que saber aprovechar las oportunidades de un monstruo como Madrid, y más en estas fechas. Un paseo por los sótanos de la Biblioteca Nacional resulta relajante y enriquecedor, un oasis en medio de la marabunta de los centros comerciales atestados. A pesar de los inconvenientes, esta ciudad es una sorpresa continua.
Quedan pocos días para la vuelta al cole, aprovéchalos.
Un fuerte abarzo.

Yolanda dijo...

Lola, estos días no han sido demasiado felices, por razones obvias. Se nota el hueco de los ausentes y duele su falta, por eso necesito hacer algo diferente, alejado de los tópicos navideños, tan empalagosos y artificiales, y los libros y la pintura siempre son una buena opción.
Gracias por tus buenos deseos. Un beso enorme.

Novicia Dalila dijo...

Muy bien aprovechadito el tiempo, sí señora :D
Gracias por compartir tantas cosas interesantes con nosotros, Yolanda. A mí desde luego me orientan mucho ;-)

Un beso y muy feliz 2011 para ti y los tuyos.

p.s. Qué has tocao que se ha alborotado todo en blog??? O es que has decidido cambiar los muebles de sitio de manera drástica???? :P

Yolanda dijo...

Ay, Novi, gracias por tu visita. Siento haber desorganizado todo, me pongo a jugar y pasa lo que pasa, como no sé manejar todas las posibilidades (¡es una locura!) meto la pata y ya ves qué desastre... He intentado volver a ponerlo como estaba, pero sigo sin saber hacer otras monadas. En fin, buscaré ayuda o seguiré investigando por mi cuenta.
Un beso enorme.

Javi dijo...

Hola, Yolanda. Qué bonito blog y qué interesante está! He leído tu última entrada y lo que has puesto en mi blog de cine; me han gustado bastante tus gustos y esa forma de expresarte tan fluida y sincera.
Por otro lado, y comentando algo acerca de tu entrada, decir que las confidencias entre las mujeres forman parte de su personalidad igual que la camaradería forma parte de la de los hombres, por lo general, aunque haya casos contrarios. Lo malo es cuando algún hombre cree, o confunde, confidencia con chisme... no es lo mismo: los chismes son más universales, hay chismosos de uno y otro sexo...
A mí también me encantan los pintores impresionistas. NO hay quien trate el color y la luz como estos maestros; a esto se le une una sencillez y elegancia muy características y especiales. Fueron unos revolucionarios (Normal: son franceses :-).
Bueno, nada, que te iré siguiendo para ver qué nos cuentas, Yolanda, y me alegro mucho de haber sabido de ti... y de tu blog, claro. Ciao.

Yolanda dijo...

Javi, me temo que debo cambiar de ordenador y de momento uso el de mi hijo cuando no está. No contaba yo con este gasto, pero bueno...
Gracias por tus comentarios. Aprovecho para recomendarte dos películas que me han gustado mucho: "La llave de Sarah" y "El discurso del rey", que suena a Óscar para Colin Firth. Es inglesa cien por cien, cuidada hasta el menor detalle, con unas interpretaciones estupendas y un fino humor británico. La otra es francesa y también tiene una factura impecable.
Nos vemos en el cine. Un saludo.

† PAPRIKA † dijo...

Buenas citas! Con más tiempo seguiré leyendo :)

Buenas lunas!

Javi dijo...

Yoli: El discurso del Rey está en mi listilla; le tengo muchas ganas. Si la veo y estoy con ganas igual pongo algo en mi blog. Chaito, querida