jueves, 7 de enero de 2010

LÁGRIMAS DE EROS

No cabe duda de que Madrid dispone de una oferta cultural de primera línea. Es una ciudad frecuentemente incómoda, siempre en obras, abarrotada y cara, pero ofrece la posibilidad de asistir a importantes eventos culturales de todo tipo: cine, teatro, conciertos, exposiciones... Tiene grandes museos y enorme variedad de locales para todos los gustos. Yo voy poco, la verdad, a pesar de estar a una distancia más que razonable, y me hago frecuentemente el propósito de volver más a menudo. Me perdí la exposición de Sorolla por dejarlo para el final pero no quería perderme la que ahora exhibe el Thyssen y la Fundación CajaMadrid, Lágrimas de Eros. Es un bellísimo recorrido por la historia del erotismo en la pintura, escultura, fotografía y cine. Son casi ciento veinte obras, y sin embargo me supo a poco. Supongo que ése es el propósito de estos trabajos, dejarte con el gustillo de ver más, de profundizar en lo que ves, de estudiar más a fondo las historias que narran las obras. Era un día lluvioso y frío, a pesar de lo cual las calles estaban abarrotadas y nos costó esperar dos horas para entrar.

Lágrimas de Eros va del mito de Venus, con múltiples interpretaciones, como sabéis, al de Andrómeda, la muerte de Cleopatra, el trágico fin de Jacinto, el simbolismo homosexual de San Sebastián, la Esfinge, la voluptuosidad de María Magdalena, las ilícitas relaciones de Lot con sus hijas, la incitación de la serpiente, la alusión a Tánatos (sabida es la equiparación de sexo y muerte, tratada en la exposición en varias obras), las pecaminosas visiones de San Antonio o las cabezas cortadas de Holofernes y San Juan Bautista hasta llegar a la insólita imagen de Beckham dormido o tres bellas filmaciones a cámara muy lenta de Bill Viola teniendo como protagonistas a la pareja y el agua. Hay obras de Dalí y otros grandes clásicos, como Bernini, Tiepolo o Luca Giordano.

La mismísima Rachel Weisz, mucho antes de Ágora, pero igualmente bella, aparece "vestida" con una enorme serpiente, mito erótico por excelencia. Ah, la mujer, portadora del pecado, qué mal nos han tratado siempre las religiones... Nos han relegado a papeles secundarios, pero, eso sí, se justifican diciendo que le han reservado el gran honor de ser Madre de Dios, previo requisito de mantenerse virgen, faltaría más, porque si de la Iglesia dependiera el hombre sería totalmente asexuado. Afortunadamente, la Naturaleza es mucho más sabia y nos ha dotado no sólo de un sistema reproductor altamente eficaz sino además equipado con todo un kit de elementos destinados al disfrute carnal que nos equipara a los dioses.


No sé cómo ha tolerado la Iglesia las múltiples interpretaciones que equiparan sufrimiento, penitencia y sexo. Las Tentaciones de San Antonio no eran un opíparo banquete, sino bellas mujeres desnudas. María Magdalena está desnuda y en una postura que incita al encuentro con el amado, no a la oración y el sacrificio. En múltiples ocasiones es representada desnuda, cubierta apenas por la larga melena (otro símbolo de alto valor erótico), y uno se pregunta si realmente estaba purgando sus pecados o dando rienda suelta a sus fantasías sexuales.


San Sebastián no ofrece el gesto de dolor que sería esperable al ser asaeteado por sus propios soldados, más bien parece hallarse en pleno éxtasis, con un cuerpo fornido y hermoso que le ha llevado a ser un icono homosexual, aunque es un aspecto que no tengo muy estudiado. Eleva los ojos al cielo en un gesto acaso de súplica, esperando la gloria eterna. La Historia Sagrada está llena de relatos escalofriantes sobre mártires y suplicios, contados con un detalle que para sí quisieran muchos guionistas del cine gore. Yo recuerdo aún muchas de esas historias, como la de los hermanos Macabeos, que llenaron de pesadillas mi infancia, o las escalofriantes muertes de vírgenes mutiladas que se liberaban así de sus pecaminosos atributos.




El dolor lleva al éxtasis, según extendida creencia y práctica, acompañado de la oración, como se vio en alguna escena de Camino. Yo tuve una compañera monja, de infausto recuerdo, que se dejaba a veces el cilicio en el baño, por lo que pude conocer de primera mano ese artilugio asqueroso y repugnante, lleno de pinchos, que al parecer la ayudaba a ganarse el cielo en cómodos plazos. Nunca he comprendido esa equiparación de sufrimiento y grandeza, sufrimiento gratuito, además, porque nadie sale beneficiado, y encima provocado por gusto o por obligación. Lo de "valle de lágrimas" es llevado hasta sus últimas consecuencias. Por eso está tan mal visto el goce, la risa (recuérdese la magnífica El Nombre de la Rosa, por ejemplo) o el placer en general. El dolor nos identifica con Cristo, dicen, que tanto sufrió por nosotros. Si tanto no quiere, ¿por qué no nos habla más de la felicidad y menos del dolor? Largo tema éste...




Cleopatra muere envenenada por una serpiente, según la leyenda, y su cuerpo blanco y cuidado sigue siendo bello tras la muerte. Aparece en un escenario lujoso, como correspondía a su categoría de reina de Egipto. Fue poderosa, ambiciosa e inteligente. Supo amar y ser amada y su figura ha servido para tejer numerosas leyendas. Qué más da cómo fuera su nariz, supongo que es una invención su forma y tamaño. Muchos siglos después sigue dando que hablar.

La Biblia ofrece no pocos relatos de alto valor erótico. El Cantar de los Cantares es el más conocido. Otros son directamente inmorales, como la incestuosa relación de Lot con sus hijas, que le emborracharon para tener descendencia con él, ante la amenaza del fin de los varones sobre la Tierra como castigo divino. Otras interpretaciones de la escena hablan de un eremita en la sombra como si fuera un mirón. En cualquier caso, los cuerpos desnudos vuelven a ser esplendorosos, pálidos y rotundos.


¿Y el papel de las cuevas? Escondite, refugio, misterio... También se las ha comparado con la vagina femenina. Aparecen en no pocas ocasiones como escenario de oración, habitáculo de eremitas o celda de castigo. En su estado natural son atrayentes y muy visitadas por curiosos que quieren descubrir los secretos que encierran las entrañas de la Tierra, aún poco exploradas.





Las lágrimas son agua, y el agua va unida en muchas ocasiones al sexo. Me gustaron mucho los vídeos de Bill Viola y recordé el apasionado beso en la playa entre olas furibundas de Burt Lancaster y Deborah Kerr en De aquí a la eternidad. El agua da mucho juego, es un elemento muy utilizado en el encuentro sexual, protagonista de fantasías y escenario de episodios eróticos . Del agua surgió la vida y sin ella no podemos sobrevivir.
Jacinto es otro fructífero mito. Murió accidentalmente por un disco lanzado por su amado Apolo. Curiosamente, en el cuadro aparece una raqueta de tenis, al parecer símbolo de la masculinidad. Otra licencia del pintor, porque en la Antigüedad no existía tal deporte, que se sepa. La mitología ya es suficientemente rica por sí sola. Hay que releerla con frecuencia porque sus historias son intrincadas y complejas, pero bellísimas. Gran parte de nuestra literatura y artes plásticas no se entiende sin ella.



Y el beso, ah, el beso, tan íntimo, tan expresivo, tan sensual, tan prometedor...

Un vídeo de David Beckham durmiendo es uno de los elementos propagandísticos de la exposición, como trasunto de Endimión dormido. Convertido en un icono sexual, fabuloso personaje publicitario y puede que incluso gran futbolista, aspecto que se me escapa, está dotado de innegable atractivo físico. Aquí aparece dormido, otro símbolo erótico. ¿Quién no ha tenido sueños eróticos, o ha deseado dominar y jugar con el ser amado mientras duerme?


La sirena es un animal fabuloso mezcla de mujer y pez que llevaba a los hombres a la perdición. José Luis Sampedro la recreó maravillosamente en La vieja sirena. Hay un chiste sobre ella: Dos pescadores están en una barca. Uno de ellos atrapa una sirena hermosísima con su red. La mira, la toca, admira su larga melena, sus ojos azules, sus pechos, y la tira al agua. "¿Por qué?", le pregunta su compañero, asombrado. Y le contesta: "¿Por dónde?"


No podía faltar Andrómeda, salvada por Perseo de ser devorada por un monstruo marino. Otra vez la mujer ofrecida como sacrificio, la pureza capaz de aplacar al Mal, la virginidad como valor eterno. Inerme, indefensa, inocente, su belleza es la causa de su perdición.



La cabeza cortada es otro de los símbolos sexuales que casi cierra la exposición. Salomé y Judit, cada una por un motivo distinto, causan la muerte de San Juan y Holofernes por decapitación. La espada es un simbolo fálico en manos de Judit y Salomé , ricamente ataviada con joyas y velos, pide la ejecución del santo para satisfacer a su madre adúltera.
Toda la exposición es una belleza, un homenaje al cuerpo desnudo y hermoso, libre y portador de grandes deseos y de apasionadas historias, un canto a la sensualidad de manera elegante y voluptuosa. Id a verla si podéis, no os arrepentiréis. Las muestras monográficas siempre resultan interesantes. La próxima está dedicada a Monet, gran impresionista. Me quedé con ganas de comprar más recuerdos, pero, ay, ya sabéis que las tiendas de estos museos nunca tienen rebajas. Epero al menos haber despertado vuestra curiosidad y vuestras ganas de ver cuadros, los que sean.



















21 comentarios:

Clares dijo...

Querida Yolanda, no pude ver esta exposición y no sé si estará para finales de enero, fecha en que vuelvo a Madrid, pero casi que no necesito verla ya. He disfrutado con tu reportaje como si estuviera allí, qué maravilla. Es una preciosidad, y eso que algunas personas me habían dicho que no estaba muy bien montada la exposición; ya sabes, hay gustos para todo. Lo que tú presentas es bellísimo. Yo leí en su momento el libro de Bataille de donde está tomado el título: Las lágrimas de Eros, y este paseo por los cuadros ha sido como una oportuna ilustración de aquel ensayo. Muchas gracias.

Clares dijo...

Yolanda, he puesto un enlace en mi blog de tu entrada, para darle la oportunidad a la gente de entrar a ver esta estupenda entrada tuya. Espero que te parezca bien. Besicos

Isabel Martínez dijo...

Fantástica la entrada, Yolanda. Te felicito. No he ido personalmente a la exposición, pero es como si hubiera estado estado allí. Otra amiga bloguera sacó entrada sobre la misma (más breve que la tuya). Con ambos post, he gozado.
En ésta que nos regalas, son preciosas las imágenes y muy acertados tus comentarios. Sumamente documentada.
Un placer. Enhorabuena.

Joselu dijo...

Leyendo tu post me han entrado un fuerte deseo de ver esta exposición que no sé si llegará a verse en Barcelona. Muchas veces no hay la necesaria continuidad y fluidez entre las dos capitales de España en lo referente al mundo del arte, salvo que sean bancos y cajas de ahorro los organizadores. El texto que acompaña las imágenes es sugerente e invita a reflexionar sobre ellas. Estás definiendo cada vez más un estilo propio inconfundible que se va enriqueciendo con pensamientos bien hilvanados, referencias culturales y rigor. Una maestra feliz va creciendo y progresando. Un abrazo, colega.

cabopá dijo...

Hola Yolanda, qué maravilla de entrada,coincido con los demás en que sin ver la exposición, esta presentación tan documentada y bien explicada, parece que ya la he visto.Gracias, muchas gracias...
Te conocía por los comentarios en "Asuntos Propios"pero nunca me había asomado a tu ventana,ahora mismo me hago tu seguidora....
Ah, y gracias por tenerme entre tus blogs....Besicos.

Miguel dijo...

Como dice Joselu, te vas superando, has adquirido un estilo propio y este blog se ha convertido en un blog extraordinario en todos los aspectos. Es una delicia pasarse por aquí.
En otro orden de cosas, me ha parecido extraordinario el reportaje sobre esta exposición. Sin haber asistido, después de ver tu entrada, puedo decir que es una exposición muy interesante. El sexo es algo que tenemos siempre presente en nuestra esencia humana, por mucho que la iglesia quiera obviarlo, por eso no puede faltar el sexo en esta manifestación humana que es el arte.

Un abrazo y que tengas una buena entrada al cole.

Yolanda dijo...

Clares, estuve a punto de comprar el libro de Bataille, pero tenía prisa y además me temo que en el museo era más caro. Intentaré conseguirlo más adelante.
Celebro que te haya gustado mi comentario, disfruté haciéndolo y creo que se nota. Y gracias por recomendarme, eres un sol.
Un beso.

Yolanda dijo...

Isabel, gracias por tus elogios. Creo que me alargué demasiado, pero una cosa me llevaba a otra, y eso que omití la parte mas personal, lo que comentamos mi amiga y yo. Nos sirvió para recordar nuestros años de Facultad y la asignatura de Mitología, fundamental para entender buena parte de nuestra literatura. La verdad es que tengo una gran capacidad de disfrute, vivo mucho lo que veo, escucho y leo, por eso me encantó ver al natural tantos cuadros bonitos. Es lo mismo que siento cada vez que voy a El Escorial, o al Prado, no me canso de ver cosas bonitas.
Un saludo.

Yolanda dijo...

Joselu, gracias por tus elogios. Ojalá te haya despertado las ganas de ver la exposición, a ver si la llevan a Barcelona, que sería lo natural. El tema da para mucho, como ves, y disfruté escribiendo mis impresiones, y eso que, como le digo a Isabel, omití los comentarios con mi amiga, que también fueron muy jugosos, pero más relacionados con nuestros recuerdos y nuestras vivencias como mujeres, que ya sabes que son asuntos muy íntimos.
Es curioso, aunque tarde bastante en escribir algo, como ocurrió en este caso, al releerlo una vez terminado veo que sí está bien hilvanado, y me satisface comprobarlo, claro.
Un fuerte abrazo, colega.

Yolanda dijo...

Cabopá, tú con las fotos y yo con las letras hacemos buena pareja. Es un buen ejercicio aprender a comentar una imagen, y los cuadros eran muy sugerentes. Celebro haber contagiado mi entusiasmo por lo que vi.
Un beso.

Yolanda dijo...

Miguel, vas a ponerme colorada con tus piropos... Celebro que te guste lo que escribo. En esta ocasión lo tenía fácil porque el tema era muy sugerente y los cuadros, bellísimos. Hay que ver cosas bonitas, el gusto por la belleza es algo que nunca nos enseñaron bien y hubo que adquirirlo por otros medios. Creo que falta esa educación estética a través del arte y la literatura en las leyes actuales, y es una lástima. Me encanta ver jóvenes en conciertos y museos, es buena señal. Nosotros solemos ir a El Prado u otro museo con cada promoción, hay que ofrecer a los chavales todo lo bello y válido que pueden disfrutar.
Pasado mañana, al cole, ay... Estaremos todos dormidos, claro, y helados, porque con este frío glacial las clases estarán como un iglú, pero quién dijo miedo...
Un abrazo, colega.

María dijo...

Muchas gracias, Yolanda, por este post, la verdad es que has hecho de esta exposición un arte lleno de vida, maravilloso post, Yolanda.

Te deseo una feliz vuelta al trabajo, yo en cambio, no puedo decirme lo mismo.

Un beso.

Esther dijo...

Magnífica entrada. Me sumo a las felicitaciones ;-)

Lola dijo...

Preciosísimo post, mi querida Yolanda. Lo explicas de una manera tan sugerente que se te hace corto. Estoy encantada de haberte conocido. ¡Todo un hallazgo!
Besos de Lola

Luis Valdesueiro dijo...

Excelente entrada, Yolanda. Un delicioso paseo por el arte, la mitología y el simbolismo.
Saludos.

Yolanda dijo...

María, me alegro de que te guste este acercamiento al arte. Hay que ver cosas bonitas siempre que sea posible.
A ver si mañana puedo ir al cole, porque hoy ha sido imposible con la nevada. Vuelvo con ganas, espero que me dure la recarga de las pilas de las vacaciones.
Un beso.

Yolanda dijo...

Esther, gracias por visitarme. Gracias por tus elogios. Es fácil escribir sobre algo que gusta, aunque lleve su tiempo, pero merece la pena.
Un beso.

Yolanda dijo...

Lola, el arte debe der placentero de ver y sugerente, para llevarte por otros caminos. Escribo sobre lo que me gusta, y si de paso gusta a otros, mejor que mejor. Un placer leerte a ti también.
Abrígate, que hace un frío que pela. Un beso.

Yolanda dijo...

Luis, el arte está hecho para disfrutar. Un conocimiento lleva a otro y las disciplinas se enlazan unas con otras sin estorbarse ni excluirse. Yo tuve que estudiar Mitología para entender buena parte de nuestra literatura, y siempre tengo ganas de profundizar más.
Un saludo.

caperucitazul dijo...

Entre la belleza de las imágenes y el comentario que has hecho de las mismas, me quedo con unas ganas terribles de ir a Madrid. Felicidades por tu estupendo artículo. Un saludo.

Perséfone dijo...

Sé que lo mío tiene delito, pero a pesar de vivir en Madrid no me he dignado a acercarme a disfrutar de la exposición. Y no será por falta de ganas, desde luego.

La entrada está genial. Muchas gracias por la información y las imágenes.

Un saludo.