domingo, 2 de mayo de 2010

"FISH TANK"... Y ALGO MÁS

Llevo unas semanas con dolores en la espalda y en el brazo por unas inoportunas contracturas, lo que me ha impedido dedicarme al blog como de costumbre. Con el relajante que me ha mandado el médico creo que mejoro, pero la clave está en hacer ejercicio y cuidarme más, algo que he abandonado bastante. Mi hermana está otra vez ingresada en el hospital, no por una recaída sino por algo diferente, quizá relacionado con el corazón o con la ansiedad y la preocupación que le ha causado todo lo ocurrido. De momento le están haciendo pruebas a ver si dan con lo que tiene. Come mal porque no tiene apetito, y eso dificulta su recuperación. Esperemos que sea cuestión de tiempo y que no padezca nada grave.



El jueves fue mi cumpleaños. Como siempre, llevé algo a los chavales (galletas de chocolate) y trufas caseras para mis colegas. Tuve un día de lo más ajetreado. No faltó ni la visita del Inspector, no para felicitarme, desde luego, simplemente quería ver al 3º Ciclo. Estuvo en la clase durante toda la hora, viendo cómo la daba, revisando los cuadernos de los niños y hablando con ellos. Dijo que se nota que les hago trabajar bastante. Su obsesión son los papeles, como todos, pero no le di ni uno. Tenía ya los tochos de costumbre: evaluación de la función docente, competencias, qué sé yo... Echó de menos las programaciones, pero me salí por la tangente: por supuesto que las tenemos y las trabajamos, eliminando todo lo farragoso que preparan las editoriales. Y hay que ver qué bien están las competencias, cómo me gusta trabajarlas... Es lo que quiere oír y se lo digo, porque a nadie le interesa la verdad.
Luego estuvo hablando con mi colega de Inglés y me callé, todo lo que pienso sobre el bilingüismo es "políticamente incorrecto" y no quiero líos. Triste pero cierto. Algún día se verá que los que pensamos así tenemos razón, pero será demasiado tarde.
El viernes invité a comer a algunos colegas y pasamos un rato estupendo. Me regalaron un bolso muy veraniego. La semana anterior habíamos estado en Madrid, a pesar de que estábamos hechos polvo tras una atareadísima Semana Cultural. Nos reímos un montón y en esas horas no me dolió nada. Era el Día del Libro y había cantidad de puestos y mucho ambiente en la calle. Estas salidas nos dan mucha vida.

El viernes pude ir por fin al cine. No había mucho donde elegir y fui a ver Fish Tank, una británica del estilo de Ken Loach. Está bastante bien, aunque le sobran unos cuantos minutos de metraje. Al principio le cuesta arrancar, es lenta, pero va mejorando y tiene escenas realmente interesantes.
Cuenta la historia de Mia, una chica de quince años inadaptada y algo violenta pero capaz de sentir ternura también. Su madre, soltera, atiende a regañadientes a sus dos hijas. No sabe hacer frente a sus responsabilidades y sólo quiere divertirse. La vida familiar de Mia es, pues, un desastre. Ha sido expulsada del colegio y sólo le interesa bailar hip-hop. Se encuentra desorientada, sin nada sólido a lo que agarrarse. Es como un pez en una pecera, siempre buscando una salida pero dándose continuamente de bruces contra las paredes.
Un día su madre lleva a casa a Connor, un hombre que aparece como salvador, cariñoso con todas y en especial con Mia. Se inicia entre ellos una relación que se ve natural, nada forzada, pero... No creo que deba contaros más si vais a ir a verla porque lo mejor está en la última tercera parte.


Mia está interpretada por una maravillosa debutante llamada Katie Jarvis, descubierta por la directora casualmente en una estación mientras discutía con su novio. Acabó dándole un bolsazo y la directora, Andrea Arnold, pensó que eso era lo que buscaba. Es una chica que enamora a la cámara, natural y expresiva, frágil y dura a la vez. La vida no es amable con ella y se rebela contar su destino. Una vieja yegua que intenta liberar es la metáfora de la vida de Mia. Tiene, y no es casualidad, su misma edad.
Mia se lleva mal con sus compañeros, que la consideran rara y violenta. Por eso baila a solas en un piso abandonado, ensayando una y otra vez pasos que le hacen olvidar lo que la rodea. Se presenta a una audición, pero resulta ser una selección para chicas de alterne o poco menos y sale huyendo. Todo cuanto le ocurre son decepciones.


Fish Tank es una película realista, pero no turbia ni desagradable. Con esos mimbres podría haberse filmado una historia más áspera, y sin embargo resulta atractiva, sin ser divertida, desde luego. Todo parece natural y lógico, verídico sin llegar a dramón, que habría sido lo fácil. El equilibrio entre la seriedad y la tragedia no es sencillo de lograr. Hay escenas, como la agonía del pez o el baile a contraluz, de una rara belleza. Tiene una estética cuidada pero nada lujosa. El cine británico es así: cuida la ambientación en sus menores detalles y selecciona muy bien a los actores.

Mia es inestable y rebelde, pero consigue que sientas simpatía por ella desde el principio. Te identificas con su búsqueda, con su fragilidad. Entiendes que caiga en brazos del novio de su madre, una relación verosímil y a la vez repugnante, de consecuencias imprevisibles. Mia ha sido zarandeada por las circunstancias que le ha tocado vivir, no se la puede culpar por ser arisca e incluso violenta. ¿Qué equilibrio ha tenido en su corta vida? Ninguno. Carece de referencias válidas pero no renuncia a la búsqueda de un lugar en el mundo, a una edad en la que resulta casi imposible tomar decisiones importantes. Demasiado joven para experimentar tanta dureza, demasiado mayor para refugiarse en juegos infantiles. Se convierte en adulta a la fuerza, sin previo aviso. Y es que la vida es así: no te anticipa lo que te espera, no prepara, no advierte. Sabes que vas a caer en un charco cuando ya estás en él. Aprendes cuando experimentas, no antes. Todos somos peces en un enorme acuario en el que todo cabe. Mia dice que le gustaría ser un tigre blanco por la fiereza que demuestra, la mansedumbre no va con ella pero tampoco la maldad. Su historia respira credibilidad. Está llena de incertidumbres, miedos y rencores, como todos los adolescentes. Es una etapa difícil para ellos y para quienes los rodean. Decía Elvira Lindo en un artículo que antes nos educaban inculcándonos la idea de que la vida es un valle de lágrimas, cargando las tintas en la dureza y en la responsabilidad, y ahora es todo lo contrario: los niños nacen ya en un parque de atracciones con entrada libre, con todo a su disposición antes de que abran la boca, con derecho a todo pero sin obligaciones. Entre todos hemos creado un ficticio estado de bienestar en el que sólo descubrimos la amarga verdad cuando se desploma el castillo de naipes que hemos montado con sombras a plazos creyendo que podríamos mantener indefinidamente el sueño eterno de la inasible felicidad. Nos hemos despertado como náufragos en altamar, perdidos y desorientados, preguntándonos dónde está el yate en el que creíamos estar navegando. No hay yate, y lo peor es que nunca lo ha habido.

Pasado mañana tienen mis alumnos la prueba de CDI que lleva aplicando la Comunidad de Madrid desde hace varios años, con no poca oposición por parte de muchos profesionales. No sé quién las prepara, pero todos los años cometen errores, como incluir cuestiones no contempladas en los programas de Primaria o faltas de ortografía en los dictados. ¿Quién y cómo corrige luego esas pruebas? No me preocupa el resultado, pero en algún IES seleccionan a los alumnos de la sección bilingüe en función de la nota de esta prueba, aparte de la del expediente. ¿Es justo y razonable? Tengo mis dudas. Antes teníamos la Reválida, pero era otra cosa. No sé si es acertado llegar a un pacto en Educación, hoy por hoy lo veo imposible . Esto tiene difícil arreglo.
A pesar de todo, feliz semana.
































17 comentarios:

cabopá dijo...

Yolanda,cuídate...
Miraré las carteleras e iré a verla tal como la cuentas me gustará...No veo tus fotos el Sr.Blogger es un tramposo (como el inspector...)Bueno mañana volveré a entrar por tu ventana a ver si las fotos se pueden visualizar....
Se te echaba de menos.
Besicos.

Novicia Dalila dijo...

Querida Yolanda,
Lo primero, muchíiiiiiiisimas felicidades. ¡¡¡Con lo que me gustan las trufas, por diossssss¡¡¡ Ya me gustaría a mí ser compañera tuya para celebrarlo así de rico :D
Lo segundo, cuídate mucho mucho mucho. Por muchas pastillas que te den, sólo con eso no es suficiente. Cuídate, haz lo que te digan, deja de hacer lo que tb te digan que no hagas y tira de los que te rodean y te quieren, apóyate en ellos y verás que te irás recuperando, aunque sea lentamente.
Espero y deseo que localicen el origen del mal de tu hermana y salga pronto del hospital. Los ingresos generan mucho estrés y angustia, tanto al que está dentro como a los que están fuera. Así que espero que termine todo pronto...
Y respecto a la peli, tiene una pinta estupenda. Me la apunto.

Un beso muy fuerte desde el corazón.

JAVIER S. SÁNCHEZ dijo...

¡Felicidades, Yolanda!
Sigue dando la razón al Inspector y sigue trabajando como lo haces, maestra feliz.
Un abrazo.

Lola dijo...

Felicidades lo primero Yolanda y un beso muy fuerte.
Ya después, preguntarte si va mejor tu hermana... ¡que rollo de hospitales! Espero que no sea nada.
y lo último, que iré a ver la peli porque me ha enganchado lo que cuentas. Un abrazo y todo mi apoyo..... Lola

amalia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Joselu dijo...

A veces sueño con estudiar cine. Hay una escuela de cinematografía en Barcelona. Me formaría e intentaría hacer alguna película de tipo documetnal, entre drama y comedia, con muchachos a los que doy clase. La adolescencia es un campo extraordinario por la turbulencia emocional que implica. Todo se da en estado puro y por primera vez. Esta película es interesante. Me gusta el cine entre documental y poético. Todo filme debe contener una poética del director, basada en un buen guión y una buena música. En estos días estoy revisando la biografía y filmografía de Federico Fellini y me admira esa vocación de director que le llevó a realizar sus sueños. Hay quien dice que nuestros sueños son nuestra verdadera realidad, pero acostumbramos a enterrarlos como propios de adolescentes o de niños que no han crecido. Pero el cine permite recrear esos sueños y volver a ser niños quitando el velo de incredulidad o escepticismo con que contemplamos las cosas.

Espero que lo de tu hermana mejore. Vaya temporadita. Y también que se alivien las molestias de tus contracturas. Es cierto que ejercicio físico es bueno, igual que masajes, calor... pero eso requiere de tiempo y a veces no es fácil conseguirlo. El problema de nuestra vida es la falta de tiempo. Cuídate, lo físico es tan importante como lo anímico o espiritual.

Intentaré ir a ver la película. Disfruto enormemente con el cine.

Un abrazo, colega.

Miguel dijo...

Querida Yolanda, ante todo felicidades por ese añito que has cumplido. Por otro lado, que se mejore tu hermana, a ver si le aciertan a encontrar su dolencia y se la curan. Y ya por último, quiero decirte que me ha gustado mucho cómo has capeado al inspector. Lo mejor es hacer como tú has hecho. Los inspectores quieren que les hagamos caso, que cumplamos con lo que ellos nos proponen. Y lo que no se puede hacer es plantearles problemas. Eso lo encajan mal.
Bueno, nos queda ya poco para el final, es hora de ir atando cabos y de rematar la faena.
Feliz semana.

Un beso.

Yolanda dijo...

Cabopá, espero que puedas ver la película. Es diferente, de ésas que me gusta ver a veces. Si puedes ver las fotos te harás una idea.
Disfruta de la primavera, aqui hemos vuelto al otoño.
Un beso.

Yolanda dijo...

Novi, intento cuidarme pero sé que no lo hago bien. Estoy en ello, no creas.
Gracias por tu felicitación. Las trufas que hago no son las auténticas, pero gustan a todos. La clave es utilizar un buen cacao.
Mi hermana tiene una coronaria algo estrechada y mañana intentarán solucionarlo, dicen que es fácil y notará la mejoría enseguida. A ver si es cierto.
La peli es buena, le han dado varios premios. Te gustará.
Un beso.

Yolanda dijo...

Javier, cada vez estoy más convencida de que si nos dejaran hacer lo que sabemos funciona para mejorar la enseñanza sobrarían las leyes, los inspectores y hasta el Ministerio. Ni siquiera haría falta el famoso pacto, que miedo me da pensar por dónde puede salir. Yo intento hacer lo que me parece adecuado, con o sin ayuda de los padres, que parece que están en otro mundo. Hoy me ha contestado una madre que ya me llamará cuando pueda, que ahora está muy liada. Su hijo s ejuega el curso y ella no hace nada por verme. Con estos mimbres, ¿qué cestos podemos hacer? Una pena...
Un abrazo, colega.

Yolanda dijo...

Lola, gracias por tu felicitación.
A mi hermana le ensancharán mañana una coronaria que parece estar algo estrechada, a ver si con eso empieza a mejorar. Come poco, sin apetito, y se encuentra cansada y desanimada. Habrá que confiar en una pronta recuperación.
La peli te gustará, es interesante y original.
Un beso.

Yolanda dijo...

Joselu, el lenguaje cinematográfico me parece muy atractivo. Contar con imágenes una historia no es fácil, por eso me gusta ver películas originales y de calidad. Ésta ha recibido varios premios y contiene aspectos muy interesantes. Ahora se lleva lo espectacular, ya sabes, muchos efectos especiales pero poco guión, y eso tiene poco de cine. Por eso dsifruto de los clásicos cuando puedo, son una delicia.
Un fuerte abrazo, colega.

Yolanda dijo...

Miguel, gracias por tu felicitación. Celebrar un año más es una excusa para pasar un buen rato con personas queridas.
Me ha costado muchos años aprender a tratar con los superiores sin miedo y con diplomacia, que no es precisamente mi fuerte. Me gustaría poder decir lo que de verdad pienso porque sé que tengo razón y que otros muchos opinan como yo, pero a pocos les interesa saberlo. A las autoridades, desde luego, no. Por eso hago lo que puedo sin contar con ellos y a pesar de ellos. Ya sabes lo del Mío Cid: "Dios, qué buen vasallo si hubiese buen señor". Afortunadamente sé salvar la cara sin que se note la impostura. Me obligan a mentir, la culpa no es mía.
Queda lo más difícil por hacer, qué asco de burocracia... Paciencia...
Un fuerte abrazo, colega.

Francisco Machuca dijo...

Bueno sobre todo felíz cumpleaños tardíos y el regalo lo haces tu con este esupendo post.

Besos y un fuerte abrazo.

Fernando Manero dijo...

Describes tu vida con tanta sencillez y con tanta sinceridad que es fácil envolverse en lo que dices. Cuidate y recupérate pronto. ¿Qué sería de tus seguidores si no tuviéramos la oportunidad de descubrir en tus referencias cinematrográficas lo que hay de bueno en ese mundo mágico que es el cine?

Yolanda dijo...

Francisco, gracias por la felicitación. Mi mejor regalo son vuestras visitas y vuestros comentarios.
Un saludo.

Yolanda dijo...

Fernando, como ves soy bastante indiscreta y hablo sin reparos de cuanto me rodea y me ocurre, quizá demasiado. El cine me sirve para hilvanar otros episodios que me rodean. Todo está conectado, como en la serie de televisión.
Un saludo.