domingo, 21 de marzo de 2010

CINE, CINE, CINE, MÁS CINE, POR FAVOR... QUE DIRÍA AUTE

Por variadas razones que no voy a relataros para no cansaros he visto cuatro películas en el cine en estas dos últimas semanas. Os las voy a comentar de menos a más, según mi criterio, aunque dos de ellas tienen un cierto empate.
Ir al cine me relaja, me gusta estar un par de horas en una sala a oscuras frente a una gran pantalla que me cuenta historias de todo tipo, comiendo palomitas, eso sí. Me resulta fácil sumergirme en las películas, me dejo llevar y luego saco mis conclusiones. Unas veces más que otras disfruto con lo que veo.

Vi por fin la última de la trilogía Millenium, La reina en el palacio de las corrientes de aire, quizá la más floja y más lenta de las tres. Si la habéis leído ya sabréis por qué. Me entretuvo, sin más. Es correcta, como las otras, con la frialdad y la precisión de los nórdicos. Creo que la hicieron bastante deprisa para no coincidir con la versión americana, que es de suponer será más trepidante y más costosa. Termina la historia, se resuelven todos los enigmas. Lisbeth Salander por fin es libre y podrá disfrutar de su fortuna, pero sigue siendo incapaz de demostrar sus emociones, si es que las tiene. Con todo, es el personaje más fascinante de las novelas, que aparte del enorme éxito cosechado siguen rodeadas de elucubraciones de todo tipo sobre una supuesta cuarta parte y los líos legales que levantó la herencia. ¿Fin de la historia? Ya veremos.


Quise ver En tierra hostil antes de los Óscar, pero no pude. No me gusta ver una película sólo por haber recibido un premio, ésta ya tenía buenas críticas anteriores. Y las merece, desde luego. Está muy bien rodada, aunque algunos entendidos dicen que contiene errores estratégicos que no voy a desvelar por si acaso alguien no va avisado. Cuenta el día a día de un grupo de desactivadores de bombas en Irak, la guerra interminable, la mayor sinrazón de los últimos tiempos. Al principio se lee que la guerra es una droga, que genera tal cantidad de adrenalina que resulta adictiva, y viendo al protagonista se llega a creer que tal afirmación es cierta.



Para quienes no hemos cogido un arma, no hemos vestido uniforme y no hemos pisado un escenario bélico resulta incomprensible que alguien sienta atracción por las bombas, la destrucción, la muerte, y sin embargo parece que es así, como testimonian no pocos y se ha visto en otras películas. Recordad que en Apocalyse now el coronel pirado dice que le encanta el olor del napalm por las mañanas. Aquí los marines despiden testosterona a placer y buscan y desarman bombas allá donde es necesario. No se plantean lo que hacen, simplemente realizan su misión y ya está. Obedecen órdenes, acuden donde les llaman, realizan su trabajo y se van, suponiendo que la misión tenga éxito. Se pelean a puño limpio para descargar tensiones y uno de ellos colecciona restos de los artefactos que ha desactivado, restos de lo que pudo haberle matado en más de una ocasión. En el mismo lote mete su anillo de casado porque también resultó una trampa para él. Y, pudiendo quedarse en su casa, elige volver a Irak. Está enganchado. Para él es lo único que da sentido a su vida. Todos desean marcharse de ese infierno excepto él.




Aparece Ralph Fiennes en un breve papel. La guerra marca a todos. Hay largas esperas vigilando una casa en ruinas, esperando el ataque de un momento a otro. Las escenas son tensas, creíbles. Nada de almíbar ni de concesiones, no se adorna la dureza del conflicto, pero en ningún momento es cuestionado. Cero críticas. Es lo que hay y punto. Es la guerra en estado puro. Bombas traicioneras, enemigos inesperados, aliados sospechosos. La directora, Kathryn Bigelow, es la primera mujer que recibe un Óscar a la mejor dirección, ganándole la partida a su ex, el todopoderoso James Cameron. Claro que con lo que éste está ganando con Avatar lo de menos es la estatuilla, digo yo.

Algo anterior a ésta, muy publicitada también, Green Zone es otro punto de vista sobre el mismo conflicto (menudo eufemismo...) Aquí el brigada Miller (estupendo Matt Damon, como siempre) se pregunta por qué buscan una y otra vez armas de destrucción masiva en Irak siguiendo supuestos informes fidedignos y sólo encuentran fábricas de inodoros y cosas así. Y empieza a investigar. A estas alturas ya sabemos de sobra que las tales armas no existían, pero fueron la excusa que USA necesitaba para iniciar una guerra que les convenía y les conviene. Como ya sabéis del asunto tanto como yo, quizá mucho más, no insistiré.

El director es Paul Greengrass, que ya movió la cámara lo suyo en dos entregas de la saga Bourne. Eso es lo que domina: planos rápidos, buenas secuencias de acción, persecuciones, intriga, dos bandos en el mismo lado y enfrente Irak con graves problemas de subsistencia. Los soldados están supuestamente para ayudar, pero no son bien mirados y deben tener mucho cuidado. En la zona privilegiada que da nombre a la película contemplan atónitos cómo viven sus jefes, los políticos, CIA y demás, mientras ellos se juegan la vida ahí fuera. Greg Kinnear es el malo perfecto. Otros se cuestionan la veracidad de las informacones, pero la crítica es demasiado tibia, para mi gusto. El bueno hace su parte, pero no es suficiente. Siete años después de aquello todo sigue igual. USA puso como presidente a un títere que sirviera a sus intereses y allí siguen, muriendo y matando. Recordemos que, hasta la fecha, sólo ellos lanzaron bombas atómicas contra ciudades enemigas. ¿A quién hay que temer entonces?

Green Zone es una buena película de acción, cargada de buenas intenciones pero corta de resultados si buscas crítica a los motivos que desencadenaron la guerra. La realidad supera a la ficción, ahora y siempre. ¿Algún día acabará esto? Miles de artículos y estudios profundizan más en este espinoso tema, pero es más comercial una película bien rodada y con caras conocidas. A veces pedimos demasiado al cine, y nos olvidamos de que es, cada vez más, una industria al servicio del entretenimiento. Algunas películas del llamado cine independiente se permiten el lujo de meter el dedo en algunas llagas, pero son excepciones.
Por cierto, en La 1 están poniendo En el valle de Elah, que muestra un aspecto mucho más humano y dolorido de esta maldita guerra. Es buena de verdad.



Y dejo para el final la que de verdad os recomiendo: El Concierto, bonita, emotiva, divertida y con una música de altura. Es una fábula bienintencionada sobre el empeño de lograr hacer realidad un sueño. El mejor director del Bolshoi es destituido en pleno concierto por negarse a aceptar que sean expulsados sus músicos judíos, víctimas de Breznev. Le relegan a un puesto de limpiador, pero en su interior sigue vivo el deseo de terminar ese concierto de Tchaikovsky que para él representa lo más sublime de su vida, su razón de ser.


Y como la ocasión la pintan calva, ve llegado el momento de su venganza cuando treinta años después lee un fax del teatro del Chatelet de París solicitando una actuación de la orquesta del Bolshoi para dentro de dos semanas. Ni corto ni perezoso se lo cuenta a su amigo Sacha, desposeído de su puesto de violonchelista y ahora conductor de ambulancias. Aunque le dice que es una locura acaba sucumbiendo a la disparatada idea de montar una orquesta que suplante en la mismísima Francia al buque insignia de la música rusa. Así empieza la comedia, las situaciones equívocas se suceden y la crítica política se mezcla con la risa. Se ven mítines del Partido Comunista con figurantes contratados, judíos haciendo negocio en cuanto se presenta la ocasión, gitanos falsificando sobre la marcha pasaportes en el aeropuerto ante las narices de la policía... Todo amable y simpático, con sátira bastante tópica aunque en el fondo subyace el desmoronamiento de lo que fue una gran potencia que ha dejado pobreza y desencanto en millones de personas, amén de nuevos ricos muy sospechosos y una mafia de lo más temible.


Para Andreï, el concierto es mucho más que la culminación de un deseo y el resarcimiento de una injusticia. Pide que actúe como solista la bella Anne-Marie (Mélanie Laurent, la judía de Malditos Bastardos, toda ojos, con un vestido precioso, por cierto) por motivos que se desvelan al final, en la escena cumbre de la película, en la que se escucha íntegro el concierto de Tchaikovsky, una auténtica delicia. Toda la banda sonora es un lujo, tengo que comprarla (porque debo aclarar que yo sigo comprando los discos que me interesan).



Según el director, el rumano Radu Milhaileanu, la película se basa en la suplantación de la personalidad para mostrar esa nueva cara de Rusia, con los comunistas nostálgicos por un lado y los nuevos capitalistas por otros, y en medio una gran cantidad de gente perdida y desorientada. Ese contraste es trágico y cómico a la vez.
En el concierto se palpa la relación entre el individuo y la colectividad: la solista se convierte en el alma de la orquesta y todos vibran al unísono en una interpretación sublime. Todos queremos mantener nuestra singularidad aunque deseemos vivir en un mundo más solidario, que respete nuestros derechos fundamentales sin renunciar al bien de todos. El concierto es una metáfora de la realidad: si el violín no toca bien la orquesta tampoco lo hace, y viceversa. Si no están compenetrados de nada sirve la maravillosa armonía que escribió Tchaikovsky.
En El Concierto el humor da respuesta al sufrimiento y las dificultades. Más allá de su tragedia, los protagonistas logran su sueño gracias al humor, la manifestación más hermosa de la energía vital.
La sala estaba llena y algunos aplaudimos al final. Fue como asistir a un concierto de verdad en un ambiente diferente. En los títulos de crédito vi que el concierto estaba interpretado por la Orquesta de Budapest, la misma que me deleitó en el Kursaal de San Sebastián en agosto, casualidades de la vida.
Os recomiendo ir a ver El Concierto si queréis pasar un rato estupendo entre bromas y veras con una música fantástica de fondo. Seguro que os emocionáis como yo. Es muy bonita, no os arrepentiréis.
Para terminar, dos notas amargas: el miércoles operan a mi hermana y la recuperación se prevé larga y penosa. Su historial médico es muy complicado, lo que no le ha impedido tener tres hijos sanos y fuertes. Ojalá salga bien también de este trance.
Menos optimista es el diagnóstico de una buena colega, gran amiga y excelente maestra, aunque no aprobó las oposiciones. Varios tumores inoperables hacen presagiar un final no lejano y nada agradable. Ayer fui a verla y me acordé terriblemente de mi madre. Salí fatal del hospital y por eso fui al cine, en busca de algo de evasión. Maldita vida, maldita muerte...
A pesar de todo, feliz semana a todos, ya casi de vacaciones.














18 comentarios:

cabopá dijo...

En primer lugar que lo de tu hermana y tu amiga se resuelva lo mejor posible...
A mi me pasó parecido con El Concierto, pero me quedé con las ganas de aplaudir. Eres una "cronista" muy buena de cine.
Sabes, Grenn Zone, está rodada en parte por aquí. En Los Alcázares (Mar Menor) y en Fuente Álamo (campo de Cartagena)El otro día yo convencí al grupo para ver primero el Concierto...Esta semana iré aunque no me gustan las pelis de acción. No sé si podré ver En tierra hostil aquí las quitan tan pronto o hay que ir a los centros comerciales que abomino....
Las de Milenium no he visto ni leído ninguna, paso de betsellers....
Siempre espero tu cita con el cine como diría Aute....BESICOS.

Novicia Dalila dijo...

¡¡¡Que fiera, Yolanda¡¡¡
Sobre la tercera de Millenium no puedo opinar, porque no la he visto. La tengo pendiente. Es curioso que sea la más floja porque a mí, personalmente, el tercer libro ha sido el segundo que más me ha enganchado (el primero me gustó más). La tengo que ver.
Sobre "En tierra hostil".... la vi el otro día y no le encuentro los 6 oscars por ningún lado... Casi nunca coincido con la crítica, esto es un clásico.

Sobre Green Zone... lo único que puedo decir es que mi hija vio el otro día en la Complu el pre-estreno y me dijo que Matt Dammon, que estuvo allí en vivo y en directo, está que te mueres de divino..... :D:D:D:D

Gracias por todos estos argumentos, Yolanda. A los que nos movemos por: "me gusta/no me gusta" nos sirven de mucho las opiniones de los que sabeis más... A mí particularmente me ayudan a buscar más allá del entretenimiento en sí mismo.

Un beso y feliz semana

Joselu dijo...

Espero que lo de tu hermana salga bien. Imagino que será una temporada difícil para sus más allegados y, por supuesto, para ti que la quieres. Lo cierto es que un hermano es una importante referencia en la vida. Suerte.

Lo de tu compañera pinta mal a tenor de lo que dices. Acompáñala en la medida de lo que puedas.

En cuanto a las películas que reseñas, sólo me ha atraído El concierto. El cine americano está bien, muy bien, pero tengo hambre de cine europeo o de otras nacionalidades. Son obras de mucho menos presupuesto, pero tienen a veces mucha mayor densidad que las superproducciones americanas. Vi hace unos años una peli alemana titulada Cuatro minutos que me pareció maravillosa, a la altura de La vida de los otros. Ayer vi, la dieron en un canal de Cataluña, Sophie Scholl (Los últimos días), que era nítida y estremecedora por el valor y la dignidad de la protagonista, estudiante alemana que pertenecía a la asociación La rosa blanca resistente frente al nazismo. Tremenda, extraordinaria, densa. Es también alemana.

Esta semana no he ido al cine, pero como tenemos un vídeograbador me permite registrar las películas interesantes que dan en televisión. Y siempre cae alguna que alimenta al alma.

Volví a ver la estupenda Los santos inocentes y también tuve ganas de aplaudir cuando Azarías cuelga del cuello a aquel cacique miserable.

Es maravilloso cuando uno tiene ganas de aplaudir en el cine.

Pero todavía es más cuando, tras ver una película, te quedas clavado al asiento, incapaz de levantarte, transfigurado por la potencia de lo que acabas de ver.

Me ha pasado algunas veces. Recuerdo una vez con una peli titulada Léolo. Uauuu. Es de un director canadiense llamado Jean Claude Lauzon. Creo que filmó pocas películas y murió prematuramente en 1997 a los 44 años. ¡Qué fascinación de película!

El cine es grande. Enorme.

Feliz semana, colega.

Luis Valdesueiro dijo...

Mis mejores deseos, Yolanda, en estos momentos difíciles.
Lo que dices de En concierto me ha abierto el apetito, y tomo nota.


Cuando vi la película que menciona Joselu, Léolo sali del cine "sonado". Había perdido todos los sentidos: ni sabía dónde estaba, ni qué hora era... Nunca me había pasado nada semejante. Es una película "dura" como la que más, y grande como pocas.

Miguel dijo...

Espero y deseo que tanto tu hermana como tu amiga se recuperen. La vida, ya sabes, tiene esas cosas, que es muy puñetera, que tiene cosas muy buenas (por ejemplo cuando estás en el cine absorta en una película, tal como tú cuentas) pero que cada dos por tres nos recuerda que "la vida te la dan (como dice el gran Serrat) pero no te la regalan." Por otra parte, tengo que decirte que ya estoy un poco cansado de las películas bélicas en general y de las de Irak en particular. Ya está bien que tengamos que enterarnos por los medios de la chapuza que se hizo allí, que, de verdad, no me apetece recrearme en la vena dramática del asunto. El resto de las películas, pues eso, ya las iré viendo poco a poco.

Un abrazo.

Lola dijo...

Vi hace unos dias "El concierto" y contigo he visto detalles que yo no le saqué. Gracias Yolanda, porque la veré otra vez y le sacaré todo el partido.
Las dos noticias malas que nos das te van a hacer sufrir y por eso me da mucha más pena. Ojala que salga todo bien. Lo deseo.
Te mando un abrazo con cariño Lola

Yolanda dijo...

Cabopá, me alegro de que también te gustara "El concierto", no es para menos. Desgraciadamente, no han editado la banda sonora.
La operación de mi hermana ha salido mejor d elo que esperaban los médicos. Ahora hay que ver cómo se recupera. Yo la he visto en la UCI por la tarde, tenía buena cara y estaba animada.
Gracias por tu interés. Un beso.

Yolanda dijo...

Novi, "Millenium" es puro entretenimiento, sin más. "En tierra hostil" es buena, pero no se merece tanto premio, coincido contigo. Matt Damon es un sol, qué guapo y qué buen actor, da gusto verle.
Aparte de los gustos personales hay que ver más cosas en las películas, como en todo. Celebro que mis crónicas te ayuden.
Un beso.

Yolanda dijo...

Joselu, la operación de mi hermana ha salido bien y los medicos son optimistas sobre su recuperación. Ya os iré contando.
A mi colega no sé cuándo volveré a verla, me resulta muy duro.
Ve a ver "El concierto", te gustará. Las otras, según, tú verás. No he visto "Léolo", pero sí "Cuatro minutos", qué interpretación...
No sé qué me toca esta semana, ya veré el viernes. Siempre hay algo que merece la pena.
Un abrazo, colega.

Yolanda dijo...

Luis, gracias por tus ánimos. Parece que mi hermana tiene buenas posibilidades de recuperación, los médicos son optimistas.
El cine debe provocar sensaciones, no puede dejar indiferente. Algunas películas dejan un recuerdo imborrable, otras pasan sin pena ni gloria.
Un saludo.

Yolanda dijo...

Miguel, haces bien en no ver cine bélico, no es mi favorito pero sentía curiosidad por estas dos. La realidad actual es terrible, da asco y miedo pensarlo.
Me apetece ver la nueva de Polanski, a ver si siguesiendo un buen director al margen de los escándalos.
Mi hermana ha salido bien de la operación, a ver cómo se va recuperando. Yo estaba muy preocupada pero me he tranquilizado al verla.
Gracias por tu interés. Un saludo.

Yolanda dijo...

Lola, no sé qué puedo haberte contado nuevo sobre "El concierto", la pena es que no han editado la banda sonora, al menos yo no la encuentro.
Mi hermana demomento ha salido bien del trance más grave, a ver cómo se va recuperando.
Un beso.

Juliiiii dijo...

Siento muhco las malas noticias y desde aquí, los mejores deseos para tu hermana y para tu amiga.

Tus entradas me hacen ver lo poquísimo que estoy yendo al cine últimamente. Ninguna de las cuatro películas recomendadas las he visto. La única, En el valle de Elah, que vimos el otro día en dvd, y que me pareció muy contenida y bonita.

¡Que pases unas felices vacaciones!

Fernando Manero dijo...

Deseo lo mejor para esos seres queridos a los que en estos momentos dedicas tu tiempo y tus desvelos. Sé lo que son esas experiencias y lo que significa el sentirse acompañado. Eres una comentarista cinematográfica de primera, mejor que muchos gacetilleros que viven de la cosa. Capacidad de síntesis, buen gusto, precisión en el juicio, humor en ocasiones a la hora de emitir el veredicto. Para mí eres una guía a seguir. Y como me sobra el tiempo ni me gusta perderlo, sigo tus indicaciones para seleccionar la de Concierto, que tiene buena pinta. Tras ver el Valle de Elah, las otras pelis sobre Irak ya no me interesan. Paso de la saga del Millenium, que me aburre, examino con lupa el cine yankee antes de decidirme y procuro no descuidar lo que de bueno tenga aún el cine europeo, que tantos gratos momentos me ha hecho pasar en la vida.

Suerte a tus seres queridos. Un abrazo para tí.

Yolanda dijo...

Juliii, mi hermana evoluciona favorablemente, aunque continúa en la UCI. Allí está más controlada, yo creo que es bueno que esté varios días así. Tiene buen aspecto y buen ánimo, colabora mucho y los médicos están satisfechos.
No sé cuándo voy a poder ir al cine, ya me resarciré en cuanto se normalicen las cosas. Ahora estoy viendo "Ben-Hur", qué sé yo las veces que la habré visto, pero me encanta. Hay que reconocer que el cristianismo es un cuento muy bonito y muy bien contado, pero hay que tomárselo como lo que es para olvidarse de los muchos manejos de la iglesia, sus mentiras y sus escándalos de abusos, porque si te fijas en eso te dan ganas de volver a quemar iglesias y otras barbaridades.
Felices vacaciones. Un saludo.

Yolanda dijo...

Fernando, mi hermana evoluciona bien y tiene un aspecto estupendo, aunque sigue en la UCI. Dentro de un rato iré a verla. Lástima que no todos mis hermanos entiendan mi postura ni lo que hago, ya sabes que hagas lo que hagas siempre habrá alguen a quien le parezca mal. En fin, todos tenemos familia, y con el tiempo se acaban los idilios de la infancia.
Espero que te guste "El concierto". La banda sonora es un lujo, pero no está editada. Si te enteras de cómo conseguirla me lo cuentas.
Felices vacaciones. Un saludo.

Lola dijo...

Sigue yendo todo bien, Yolanda? Espero noticias y te mando un beso Lola

Yolanda dijo...

Lola, mi hermana sigue en la UCI al menos hasta el miércoles, cuando el médico compruebe que la cirugía no tiene fisuras y puede empezar a tolerar líquidos. Ya la sientan en la butaca a ratos y cada día tiene mejor cara. Está aburrida, claro, lo que es buena señal, porque si estuviera realmente mal no le importaría estar allí. Así que estoy contenta, aunque cansada, porque voy todos los días y no es el mejor plan para unas vacaciones, pero qué le vamos a hacer... Espero poder recuperarme más adelante.
Gracas por tu interés. Un beso.