lunes, 8 de marzo de 2010

DE MUJERES Y DE PREMIOS

Me temo que me va a salir un post algo caótico. La actualidad presenta tantas posibilidades que resulta difícil elegir sólo una para hablar de ella. Hoy es inevitable comentar los Óscar, (perdonad que sea tan poco original) qué menos, con la propaganda que les hacen y la audiencia que han tenido, aunque, según dicen todos, ha sido una ceremonia muy aburrida. Yo sólo he visto las fotos (pura curiosidad cotilla, lo reconozco) y he escuchado las reseñas de quienes me parecen voces autorizadas. Con lo que se gastan en este autobombo se podría hacer más de una buena película, supongo, pero así son los USA, todo a lo grande y viva la patria. Ellos sí que saben. Lo hagan bien o mal, se esté de acuerdo o no, dominan el mundo del espectáculo, de eso no hay duda. Detrás del brillo artificial, de las mentiras, de los manejos y de los escándalos hay buenas películas, que es lo que buscamos cuando vamos al cine. Las películas las hacen personas, no ángeles ni divinidades, con sus cualidades y sus defectos, y aunque endiosarles forma parte del espectáculo no hay que perder de vista su condición humana. El cine es arte, imaginación, buena factura, pero por bueno que sea el resultado no hay que elevarlo a la categoría de celestial. Convertir a sus realizadores en modelos de otra cosa es un error. Nadie sensato confunde la realidad con lo que ve en la pantalla, ni a los actores con seres excelsos y sublimes. Yo agradezco esas horas que tanto me hacen disfrutar, soñar, pensar, reír... Si cumplen su misión me doy por satisfecha, no pido más. Soy una espectadora agradecida sin dejar de ser crítica.

A veces ofrecen productos buenos, incluso excelentes, y otras no tanto. 2009 fue un buen año para los cinéfilos y se ha notado en los premios. Ya os he tenido al corriente de mis opiniones sobre lo que he visto, y por eso me alegro del merecidísimo galardón de Up, una de las películas más bonitas y emotivas de todos los tiempos. Debería haberla visto en 3D, si hubiera sabido de qué iba. Con esa tecnología vi Avatar, que también me gustó, pero es otra cosa, claro. Ha sido la gran derrotada, para alegría de muchos.
No he podido ver aún En tierrra hostil, la indiscutible ganadora en dos de las máximas categorías, pero supongo que le darán otra oportunidad en algunas salas tras su triunfo. Es lo bueno de los premios, ayudan a reverdecer laureles.
Estaba cantado que el mejor secundario era Christopher Waltz, encarnó a un nazi implacable y cruel a las órdenes de Tarantino y se erigió en lo mejor de la película, por encima de mi querido Brad Pitt, ay, qué pena...

Me ha alegrado infinito el justísimo premio a El secreto de sus ojos, una de las mejores películas del año pasado, sin duda, lejos de Hollywood pero con una calidad incuestionable. Todo en ella es perfecto, desde los inmejorables actores hasta el impecable guión, una obra maestra con secuencias inolvidables, como la del estadio, digna heredera del mejor cine de suspense y acción. Hay otra vida y otro cine más allá de EEUU, por fortuna. Podría haber ganado La cinta blanca con igual merecimiento, o Un profeta, que vi el otro día, perfecta muestra del buen hacer francés. Cine carcelario del bueno, pero nada que ver con Celda 211. Es una película dura e impactante. Si os gusta el cine de este tipo id a verla. Tiene mucho en común con El padrino o Uno de los nuestros, por ejemplo, ahí es nada. La historia de cómo un simple joven de origen musulmán y corso a la vez, encarcelado por algo poco importante, llega a convertirse en toda una figura de la delincuencia es digna de ser vista y comentada. Hay secundarios excelentes, algunos totalmente desconocidos. El cine francés es así, detallista y pulcro, por eso llega a ser pedante y pesado, pero no es el caso.
También estaba claro el premio de Mo´nique haciendo de madre abominable en Precious. Cuesta creer que sea sólo un papel, toda la historia rezuma realismo del duro hasta el final, lo único esperanzador de la película.


Recordatorio necesario: hoy es el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. No me gustan en general este tipo de efemérides, pero las mujeres seguimos siendo la parte perdedora de la humanidad, junto con los niños y los desvalidos. Todavía no está todo ganado, las leyes aún no son del todo justas con nosotras y nos queda mucho por conseguir, pero vamos por buen camino. Quiero aclarar que, así como muchas medidas adoptadas por las autoridades me parecen acertadas, otras son francamente absurdas. Por ejemplo, qué manía de decir violencia de género, pero, hombre, las personas tenemos sexo, no género, que es un accidente gramatical. Ya sé que no soy la única en aclararlo, pero muchos siguen sin enterarse.
Por lo mismo, hay que volver a aclarar lo innecesario de la redundancia compañeros y compañeras, maestros y maestras, obreros y obreras... Muchos se empeñan en feminizar el nombre de todos los cargos y profesiones, pero me temo que no siempre es posible. Quizá la RAE algún día dé ese paso, pero hoy por hoy el sufijo -ente, por ejemplo, designa por igual al hombre y a la mujer. Dignificar la figura de la mujer no puede significar cargarse el diccionario y la gramática, a pesar de muchos desmanes cometidos contra nosotras a lo largo de los siglos. Tiene que haber otra forma de hacernos valer. Quizá todo va tan deprisa que no nos haya dado tiempo a reflexionar sobre ello y a encontrar una solución satisfactoria que nos haga justicia sin llegar a caer en el ridículo. Sigue habiendo machistas asquerosos, por supuesto, que aprovechan cualquier ocasión para hacer burla de cuanto nos concierne, pero también es cierto que cada vez hay más hombres que van a nuestro lado, a la par, sin falsos paternalismos ni exceso de galantería, que muchos confunden con la buena educación. Por eso me sienta fatal escuchar tópicos mil veces repetidos que no hacen justicia ni a hombres ni a mujeres. Yo conozco hombres maravillosos que no tienen nada que ver con esos chistes de mal gusto de fácil propagación, igual que conozco mujeres que hacen un flaco favor a esas otras, auténtica legión, que sacan adelante a sus hijos sin ayuda, trabajan doble o triple jornada, se ocupan de mil detalles que muchas veces pasan inadvertidos, son eficientes tanto en su casa como en su trabajo, soportan condiciones humillantes, siguen siendo la parte más machacada de no pocas sociedades, sufren injusticias sin cuento, son ignoradas o vilipendiadas incluso por la justicia, y así hasta el infinito. Muchos países en vías de desarrollo (menudo eufemismo) deben gran parte de sus progresos a las mujeres, valientes y decididas, que administran y aprovechan los microcréditos para llevar a cabo proyectos vitales para la supervivencia y el bienestar de pueblos enteros. Todas ellas merecen no sólo premios y homenajes, sino el mayor de los respetos y el reconocimiento más sincero. Yo soy mujer, aunque no he vivido las duras condiciones que deben soportar millones cada día en todo el mundo, pero sé lo que es el abuso, la manipulación, el desprecio, por eso comparto su lucha y entiendo su sufrimiento. Vaya para todas mi humilde apoyo y mi solidaridad.
El genial Forges, con quien estuve hace años compartiendo estrado en un homenaje a Gloria Fuertes ( gran ejemplo de mujer), ha dedicado atinadas viñetas a nuestra figura con motivo de este día. Siempre inteligente y directo, refleja con trazos simples y pocas palabras nuestra situación. El humor sirve para decir grandes verdades, y él es un maestro en este difícil arte. Cada día ofrece una reflexión nueva y jugosa, siempre pegado a la realidad. Gracias, Forges.


Cambiando otra vez de tercio, y sin querer resultar ya pesada, debo hacer referencia a la gran interpretación de Jeff Bridges en Corazón rebelde que le ha valido el Óscar al mejor actor, por fin, después de varios intentos. Es una película relajante, ideal para pasar una tarde tranquila. La historia no es nueva (vieja gloria del country, alcoholizado y amargado, que se redime gracias a la aparición de un nuevo amor, pero...), lo que merece la pena son las interpretaciones. Aparece Robert Duvall, ajustado como siempre, Colin Farrell cantando y Maggie Gyllenhaal haciendo de chica buena. En la web de la película se resume su contenido: The harder the life, the sweeter the song (Cuanto más dura es la vida más dulce es la canción). Canción que también ha sido bendecida con un Óscar. Los personajes perdedores, redimidos o no, tienen un irresistible encanto. Todos somos alguna vez así, nos hemos paseado junto al precipicio y hemos llegado a caer en lo impensable, pero si sabemos salir de ello logramos erguirnos y recuperar la dignidad que quizá perdimos. Jeff Bridges no disimula sus arrugas, su edad, su vida llena de altibajos, como todas. Lleva grabado en el rostro todo su pasado, el glorioso y el otro, un hijo al que abandonó y no volverá a ver, su éxito que conocerá nuevos laureles, su esperanza renovada. La vida, en definitiva, que siempre deja huella.


Así que, ya veis, voy de un tema a otro sin solución de continuidad. Y me dejo en el tintero el impresentable artículo del señor Martín Ferrand arremetiendo contra los funcionarios, que concitamos ahora todas las iras de quienes nos hacen casi responsables de la crisis, hay que fastidiarse...
A pesar de todo, feliz semana. Y abrigaos, que hace un frío que pela y hay que cuidarse.


















11 comentarios:

Joselu dijo...

Leer tus posts es como asistir a un monólogo lleno de meandros por los que se desliza un río de reflexiones llenas de densidad y a la vez amenas, cálidas. Dan ganas de quedarse y asistir a esa tormenta de ideas que van y vienen. Del cine, al día de la mujer trabajadora, de allí a la realidad de los estereotipos y a la reflexión gramatical sobre el género políticamente correcto, y de allí, vuelta al cine, a los óscar. Me quedo embobado leyéndote, embobado deliciosamente, porque la clave de todo es el buen uso del idioma, el cuidado de la lengua sin petulancia, sin ampulosidad, con sencillez y elegancia. Y así dan ganas de leer lo que sea y hables de lo que hables. Yo también soy un admirador de Gloria Fuertes. Cuando existía el COU dedicaba siempre algún día a leer sus poemas aparentemente infantiles e ingenuos a los alumnos. Al principio algunos pensaban que decía tonterías, pero a medida que los íbamos desgranando advertían que había juicios e imágenes existenciales en las que se mezclaba un dolorido sentir, y un humor realmente extraordinarios. Por Gloria.

Por cierto el sábado fuimos a ver Shutter Island, y no me llegó. Me mantuvo distante. No me gustó el tema que no fue capaz de implicarme. Luego lamenté no haber visto mejor En tierra hostil. Una pena. Buena semana, elegante estratega del idioma. Un abrazo.

Novicia Dalila dijo...

Me alegro por los galardonados, porque se lo merecen. Me alegro sobre todo por el Oscar a "El secreto de sus ojos" porque es un peliculón que me impresionó muchísimo cuando lo vi hace meses. Unos diálogos magníficos.
Tengo pendiente "En tierra hostil", que espero ver en breve.

Un beso, Yolanda


p.s. La tarta de queso... ¡¡¡BUENÍSIMA¡¡¡ :D

Fernando Manero dijo...

Más que una entrada, lo que presentas es una LECCION MAGISTRAL, una demostración impresionante de sensibilidad, conocimientos, curiosidad, buen gusto y perspicacia para que nada de lo que ocurre a tu alrededor te pase desapercibido. Confieso que lo que has escrito es lo único que he leido, y leeré, sobre los Oscars, de los que paso habitualmente salvo que alguien como tú los sepa transmitir tan bien. Del palmarés otorgado celebro la estatuilla que se ha dado a Mo'nique y a la peli de Campanella. La ganadora, que he visto recientemente, me ha dejado frio. Da la impresión de que en Estado Unidos se quieren desquitar, por mala conciencia o por oportunismo comercial, de la tragedia de Irak y premian una pelicula donde la realidad iraqui y los iraquies están ausentes o tratados de una manera demasiado superficial. Es tierra hostil, sin duda, pero sobre todo tierra ocupada, invadida, machacada, destrozada. Por eso es hostil, aunque la cinta de Bigelow pase por encima de lo que ha supuesto esa barbaridad, esa tragedia cuya magnitud se sigue minimizando en Estados Unidos.

Me sumo a todo lo que dices en relación con el Dia de la Mujer Trabajadora. Es una de las conmemoraciones que mayor respeto me merecen de cuantas se celebran en el año. Todo lo que se diga del esfuerzo de la mujer y de sus derechos siempre será insuficiente. Gracias por hacernos ver las cosas de una manera tan interesante.

Yolanda dijo...

Joselu, gracias por tus cariñosas palabras. Es cierto que escribo saltando de un tema a otro, las ideas se van hilvanando sin aparente orden pero todo está relacionado. Sé que debería contenerme más, escribo posts demasiado largos y no a todo el mundo le apetece leer semejantes parrafadas. Se me da mal resumir, como ves. Cuido el lenguaje, eso sí, aunque no soy nada concisa. Cada cual tiene su estilo. Admiro a los que con pocas palabras dicen mucho, yo sufro de incontinencia verbal, es uno de mis defectos.
Gloria Fuertes fue y sigue siendo poco valorada por los que se creen en el olimpo de los poetas, pero yo la considero excelente escritora y, sobre todo, muy humana.
Siento que no te gustara "Shutter Island", a mí me atrapó desde el principio y a mi hijo también. Tataré de ver "En tierra hostil" si la mantienen en un horario que me convenga. Ya te contaré.
Un abrazo, colega.

Yolanda dijo...

Novi, por una vez creo que los Óscar coinciden bastante con mis gustos. "El secreto de sus ojos" es excelente, toda una lección para las grandes superproducciones llenas de nada.
Celebro que te gustara la tarta. Si quieres más recetas, ya sabes.
Un beso.

Yolanda dijo...

Fernando, gracias por tus cumplidos. Intento estar al día de lo que ocurre a mi alrededor, pero algunos temas no me interesan nada, como los deportes, y otros me indignan, como ese impresentable gallego que se ha disfrazado con globos para celebrar el Día de la Mujer Trabajadora. Ellos solitos se descubren e identifican, lo malo es que hay quien les ríe las gracias, hay que fastidiarse... Me gustaría tener más tiempo para estar más informada, pero el día no da más de sí. Mi trabajo me absorbe mucho, aunque lo hago muy a gusto.
Intentaré ver "En tierra hostil", a mi hijo le gustó, a pesar de algunas críticas. USA tiene que justificar de algún modo esa guerra, y hacer películas sobre ella quizá sea un modo de lavar su conciencia, o de disculparse, como ya hizo con otras. Quizá la más dura que he visto es "En el valle de Elah". Tommy Lee Jones estaba genial, y Susan Sarandon igual. Si no la viste en su momento te la recomiendo.
Un saludo.

Miguel dijo...

Como siempre buena entrada. Magnífica crónica de los oscars (ya iré viendo las películas poco a poco) y por otra parte, excelente tu argumentación al hilo del día de la mujer. La verdad es que la igualdad aún no existe. Hay que seguir luchando desde todos los ámbitos. Desde el blog es un buen sitio.

Un abrazo.

Yolanda dijo...

Miguel, la muerte de tu querido tocayo ensombrece cualquier comentario. Nos ha dejado huérfanos de sobriedad y de sabiduría. Él sí que supo dignificar la figura de la mujer sin falsa corrección política, ni falta que le hacía. Cuánto quiso a su mujer, dijo en alguna ocasión que sin ella había empezado a morir. Muchos años después ya está a su lado, llorado por todos. El Nobel ya no podrá contarle entre los suyos, qué de ocasiones perdidas... No importa, nos quedan sus libros y sus palabras, vivirá para siempre por ellos, para nosotros. Descansa en paz, maestro.
Un abrazo, colega.

cabopá dijo...

Oí la Gala de los Oscar por la radio en la SER,que por cierto fue muy divertida y ocupó mi insomnio..
El Secreto de sus ojos es una pelicula extraordinaria ,quizás la mejor que podamos ver este año...
Voy un poco atrasada en cine,aquí excepto algunas vuelan de la pantalla rapidamente.Además los cines están a las afueras y no me gusta ir en coche...En la ciudad apenas quedan salas.
En cuanto al día "nuestro" pues eso un día para que algunas autoridades se jacten en que piensan y hacen....
Gloria Fuertes ocupó un protagonismo singular en mi juventud,me encantaba esa genialidad en sus poemas y su palabrería fácil...Soy una forófa de Forges.......
Besicos maestra feliz...Ah,escribes muy bien

xhandra dijo...

Gracias Yolanda por tu comentario. Es muy hermoso saber que muchos de nosotros vamos a recordar a don Miguel Delibes de una forma tan emocionante y tierna. Un abrazo.

María dijo...

Hola, Yolanda:

Tengo que decirte que a mí me encantó e impresionó la película de AVATAR, y fíjate que fue larga, pues no se me hizo pesada, al contrario, me encantó. Algunas que has nombrado no he visto, por eso te comento ésta.

En cuanto a la mujer trabajadora, unámonos todos y todas, no en ese día, sino todos los días del año, para luchar contra las desigualdades, es una injusticia, que aún en pleno siglo XXI, siga habiendo discriminación, no ya por razón de sexo, sino cualquier otro tipo de discrimnación.

Un post muy completo, Yolanda, como siempre todos escribes.

Un beso grande.